Tránsito

La vida es un tránsito.

Un tránsito del YO. Ego-ista, ego-céntrico

Entre un punto de inicio que no se sabe si empezó antes de nacer… y un punto de final que no se sabe si acabará o no después de morir.

Aunque todo lo que de momento está demostrado nos indica que empezó al nacer, y acabará al morir…

Y es obvio que este tránsito no es simétrico. No nos preocupa demasiado que no hubiera nada antes de nacer… pero nos agobia existencialmente que no haya nada después de morir.

Y como no hay posibilidad, hasta que la ciencia ficción siga siendo ciencia y deje de ser ficción, de volver atrás el tiempo, el tiempo fluye en solo una dirección.

(Mi tiempo fluyó en la dirección 50… y ahora fluye en la dirección 51)

En el tránsito del camino, algunos permanecen y otros desaparecen, a veces con calma y a veces con dolor. Y el trabajo difícil es acoger con Amor tanto a unos como a otros.

Solo desde la grandeza del corazón podremos cambiar para bien el mundo.

Amar mucho a quien te ama es un deber. Amar a quien ya no te ama… es un reto para poder dejar el mundo un poco mejor que como nos lo encontramos.

This entry was posted in Personal (Andoni). Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *